Síguenos en:Faccebook Twitter

Embarazo y salud oral

Todos conocemos la importancia de tener una buena salud oral, pero existen determinadas circunstancias o estados en los cuales el cuidado de los dientes y la cavidad oral cobra especial relevancia. Conoce cómo afecta el embarazo a tu boca y las medidas que debes tomar para conservar tu salud oral.

 El embarazo, como todos sabemos, causa importantes cambios hormonales en el organismo que también van a afectar a la cavidad oral: incrementando el riesgo de padecer alteraciones en las encías, el riesgo de caries, etc ...

Durante el embarazo se produce un aumento de la prolactina y los estrógenos, dos hormonas que generan cambios en el organismo y también en los tejidos de la boca, donde se produce mayor irrigación sanguínea. Esto hace que la capacidad inflamatoria aumente reaccionando ante cualquier estímulo y provocando lo que se conoce como gingivitis o sangrado de encías. ¿Qué ocurre si esto no se trata? La gingivitis puede evolucionar a periodontitis, afectando además de a las encías, a los tejidos de soporte del diente y causando, en última instancia, la pérdida dentaria.

En cuanto a la caries, existen estudios que muestran que durante el embarazo se producen cambios en la flora bacteriana de la boca, además de esto tenemos que tener en cuenta los típicos "antojos" que afectan a muchas mujeres cuando están en estado, que hace que aumente el consumo de hidratos de carbono, todo ello hace que se incremente el riesgo de caries.

Intenta ir al dentista antes de quedarte embarazada, se recomienda realizar una limpieza profesional y tratar cualquier problema que tengas en la boca: caries, endodoncias,...

Si ya estás embarazada, díselo a tu dentista. Los tratamientos durante el primer trimestre de embarazo y la segunda mitad del tercer trimestre se deben evitar en la medida de lo posible. Son momentos críticos en el desarrollo del bebé.

Evita las radiografías durante el embarazo.

No te saltes tu revisión anual o semestral porque estés embarazada. Ahora más que nunca es importante que revises tus encías ya que los cambios hormonales que se producen debidos al embarazo hacen que aumente el riesgo de padecer gingivitis y periodontitis. Estate atenta a cualquier cambio que notes en las encías: sangrado, inflamación, dolor... y comunícaselo a tu dentista lo más pronto posible.

Es necesario que lleves una buena higiene oral especialmente durante el embarazo.

Lleva una dieta equilibrada y saludable evitando los dulces, que harán que desarrolles más fácilmente caries. Muchos estudios han demostrado que las bacterias responsables de la caries dental se transmiten de madre a hijo, así que ¡cuidado con lo que comes!

 

 

 

Compartir en TuentiCompartir en FacebookCompartir en Twitter