Síguenos en:Faccebook Twitter

¿Cepillo manual o eléctrico?

Los cepillos eléctricos se han convertido en algo muy de moda en los últimos años. Hay gente que piensa que en realidad son mejores que los manuales de toda la vida. Vamos a compararlos.

La finalidad de todo cepillo de dientes es eliminar la placa bacteriana y estimular las encías, con lo cual, la mayoría de los cepillos de dientes mantendrán tus dientes limpios siempre que los uses correctamente.

Los normales tienen muchas ventajas:

Coste y disponibilidad, los podemos encontrar fácilmente y a un precio bastante asequible.

Ejercen menos presión en los dientes y encías: mientras te estás cepillando tú notas la presión que estás haciendo, con el cepillo eléctrico esto no se nota tan bien. Si ejerces demasiada presión puedes dañar el esmalte produciendo dolor, sensibilidad y aumentando el riesgo de caries.

Son buenos para niños, que los pueden usar de manera segura una vez que han aprendido a cepillarse.

Sin embargo, el cepillo eléctrico está especialmente indicado en algunos casos:

Personas que no pueden usar de manera adecuada el cepillo manual, como gente mayor o personas que no tienen una gran destreza manual (artritis, etc), personas con movilidad limitada en los brazos, hombros, manos...

¿Cómo elegir un cepillo eléctrico?

Hoy en día existe una gran variedad de modelos que incorporan sensores que te avisan si estás ejerciendo demasiada presión, del tiempo transcurrido...

Según recientes estudios parece ser que los cepillos con una determinada posición de las cerdas son mejores a la hora de eliminar placa y prevenir problemas de encías, son los que hacen el movimiento de rotación- oscilación.

 

Compartir en TuentiCompartir en FacebookCompartir en Twitter